Un murciano pionero en la lucha contra el virus a través de mamparas protectoras

José Carlos Crevillén dona el material a diversos hospitales y centros de salud de Murcia

José Carlos Crevillén, gerente de Creamur Publicidad
José Carlos Crevillén, gerente de Creamur Publicidad CREAMUR PUBLICIDAD

El murciano José Carlos Crevillén, gerente de Creamur Publicidad, se ha convertido en una especie de héroe para los trabajadores de farmacias, hospitales y comercios al suministrarles al inicio de la crisis sanitaria, provocada por la Covid-19, mamparas protectoras que crean una barrera de protección entre las personas y el virus, aumentando su seguridad y por tanto, evitando el contagio de todos estos profesionales que no han dejado de trabajar durante el estado de alarma.

Crevillén, joven empresario de Archena dedicado a la impresión digital de gran formato y fabricación de rótulos, observó que podía aportar su granito de arena en la lucha contra el coronavirus y decidió modificar su producción y actividad para atender esa demanda en seguridad y protección que estaban pidiendo todos los profesionales sanitarios de farmacias, centros de salud y hospitales.

De hecho, en un acto de solidaridad Creamur Publicidad ha donado una amplia partida de mamparas a diversos hospitales y centros de salud de Murcia.

"El día 10 de marzo creamos nuestra primera mampara protectora sin saber la repercusión nacional que iba a tener. Tampoco sabíamos que íbamos a abrir un mercado con el que protegeríamos, gracias a nuestro ingenio y creatividad, a miles de personas. Y mucho menos que gracias a ello, de manera implícita, ayudaríamos a una multitud de empresas a reinventar sus productos para seguir sobreviviendo y luchando por sus sueños", explica Crevillén.

El joven murciano quiere mostrar “a todas las pequeñas empresas y a todos los españoles que debemos de ver el presente y futuro con esperanza e ilusión, y que si aunamos nuestras fuerzas, juntos saldremos adelante de este complicado reto que la vida ha puesto en nuestro camino”.

El uso de sus mamparas, que se comercializan a través de la página web https://www.mamparaprotectora.com/, se ha extendido rápidamente al resto de establecimientos que no han cerrado durante el estado de alarma, como estancos, clínicas veterinarias o supermercados. Y todo parece indicar que serán necesarias en la mayoría de establecimientos, durante un largo periodo de tiempo.

“Quería sumarme a la lucha contra el virus y pensé que si podía ayudar a proteger a todos esos héroes para evitar posibles contagios, también estaría ayudando a salvar vidas”, afirma Crevillén, quien añade que también es una manera de agradecer y devolver a todos los profesionales sanitarios el trabajo que hacen por todos los ciudadanos.

Las mamparas están fabricadas en diferentes formatos con metacrilato, un material que ofrece transparencia, solidez y resistencia, creando una barrera contra el contagio, y las convierte en un gran aliado para proteger a empleados y clientes frente al coronavirus.

Por otro lado, también han comenzado a estudiar cómo afectarán las medidas de 'desconfinamiento' de cara a los meses de verano, tal y como ya están haciendo en Italia, en donde se plantean poder blindar esa seguridad en las propias playas.

Crevillén ya ha comenzado a estudiar propuestas como la de diseñar cubículos transparentes para mantener esa seguridad, una especie de vitrina protectora que ya ha sido probada en una playa de la Riviera Romagnola.