Luengo denuncia recortes de hasta el 50 % en desembalses desde 2019

El consejero murciano de Agua acusa a la ministra Teresa Ribera de recortar “deliberadamente” el suministro de los desembalses

El consejero de Agua, Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo
El consejero de Agua, Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Antonio LuengoMarcial GuillénEFE

El consejero murciano de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Antonio Luengo, ha denunciado este miércoles que la ministra para la Transición Ecológica (MITECO), Teresa Ribera, ha recortado “arbitrariamente” los desembalses del Trasvase Tajo-Segura en hasta un 50 % desde octubre de 2019.

Durante una rueda de prensa en la que ha hecho balance del año hidrológico 2019-2020 y de los tres primeros meses del 2020-2021, Luengo ha apuntado que Ribera “desoyó” los criterios “técnicos” de la comisión central de Explotación del Trasvase Tajo-Segura en los desembalses correspondientes al nivel 3 de explotación, cuya decisión final corresponde a la ministra.

En este sentido, ha indicado que en los últimos 15 meses, Ribera ha decidido un “recorte deliberado, injusto y arbitrario” en los desembalses de nivel 3, con un máximo trasvasable de 20 hectómetros cúbicos, acusando a la titular del MITECO de aplicar la “ideología” al ordenar el envío de 220 hm3 cuando lo recomendado por la comisión eran 62 hm3 más (282).

Esta “hoja de ruta”, según el consejero de Agua, ha continuado en los primeros tres meses del año hidrológico 2020-2021, en los que el MITECO sigue “dando pasos firmes” para “poner fin” al trasvase, cifrando en un 50% el recorte en los envíos para regadío desde octubre, con 37,9 hm3 enviados frente a los 75 hm3 que, en opinión de Luengo, deberían haber llegado al Levante español.

Para el consejero murciano, las obras de reparación en el embalse de La Bujeda son una “excusa” para seguir aminorando los envíos al sureste peninsular y ha pedido al MITECO que concluya lo antes posibles estos trabajos, iniciados el pasado mes de septiembre.

Además, Luengo ha asegurado que el Gobierno central “respalda” la apuesta de la Junta de Castilla-La Mancha de doblar hasta los 800 hm3 el límite que debe haber en la cabecera del Tajo para trasvasar, una decisión que, junto al aumento del caudal ecológico en este río, supondría una rebaja media de los desembalses de entre un 18 y un 21%.

Por ello, el consejero de Agua ha reclamado a Ribera que “cumpla su compromiso” y convoque a las comunidades autónomas a reunirse para abordar una “solución definitiva” en materia hidrológica, de forma que “no utilice el enfrentamiento” territorial para “acabar” con el trasvase.

Tras recordar que en España hay 40 trasvases intercuencas e intracuencas que no generan conflictos territoriales, Luengo ha exigido un “precio armonizado y justo” del agua en todas las comunidades autónomas, apostando por “subir un poquito” la tarifa en las zonas con bajos precios para que se pueda bajar en las cuencas donde se paga más alto, como el Segura.