Murcia medieval: los secretos milenarios escondidos en la capital del Segura

Museos, establecimientos y comercios mantienen restos de culturas que conviven con la arquitectura contemporánea

La gran muralla defensiva de la ciudad de Murcia
La gran muralla defensiva de la ciudad de Murcia FOTO: Turismodemurcia La Razón

Recorrer la ciudad de Murcia es redescubrir una historia, una cultura única, impregnada por la historia y el pasado de una civilización milenaria. Museos, establecimientos y todo tipo de rincones se encuentran en Murcia ante el frenético ritmo cotidiano de vecinos y turistas, a la espera de mostrar todo su esplendor. La capital del Segura conserva en sus entrañas restos de edificaciones de la cultura musulmana, que hoy en día se han integrado perfectamente en la arquitectura contemporánea, y que se muestran como un aliciente más para comprender la sociedad y tradiciones de la ciudad.

Estos son algunos de los espacios en los que la historia medieval sigue presente en la ciudad de Murcia, dotándola de un inigualable valor patrimonial.

Ruinas de la Mezquita Mayor del siglo XIII

El Museo de la Catedral de Murcia está situado en el antiguo claustro, sobre unas ruinas visibles de la Mezquita Mayor del siglo XIII. En esta zona todavía se conserva parte de una residencia familiar que data de los siglos XI-XII, así como una parte de la sala de oración de la mezquita del siglo XII, que está representada por un conjunto de pilares de ladrillos que se encuentran cimentados sobre zapatas de mortero.

Además, en el exterior de la Catedral, se puede admirar la portada gótica en la Plaza de los Apóstoles mientras que en el interior, se pueden visitar las capillas medievales como la de San Antonio o la de los Vélez.

Restos de muralla, antemuralla y torre defensiva

Otro de los monumentos históricos se encuentra junto al Mercado de Verónicas, en la zona lateral derecha, donde puede apreciarse un tramo de la Muralla que fue descubierto al demoler el antiguo convento de Verónicas. Se trata de una parte meridional que data de los siglos XI al XIII.

Se conservan al aire libre el alzado de dos torres de la muralla, el paso de ronda y la barbacana. Una de las murallas, prácticamente completa, está empotrada en la Iglesia Verónicas. Es uno de los mayores tramos conservados de la ciudad, tanto en altura como extensión.

Restos del Alcázar Seguir o Alcázar Menor

Desde Turismo de Murcia, se destaca como “la joya de la Murcia islámica” uno de los tesoros mejor conservados. Ubicada dentro del convento de Santa Clara la Real, se encuentra conservado el alzado de parte de las dependencias del Alcázar Seguir o Alcázar Menor, una amplia muestra de piezas del siglo X al XV y un bellísimo patio con su alberca y arriates.

Situado fuera de las murallas de la medina árabe de Murcia, los orígenes de la ocupación de este solar hay que buscarlos en el palacio de recreo que el rey taifa murciano Ibn Mardanis (Rey Lobo) edificó durante su próspero reinado (1147-1172).

Centro de Interpretación de la Muralla Árabe de Santa Eulalia

Otro de los puntos clave en el recorrido por la Murcia milenaria se encuentra en el Centro de Interpretación. Se trata de un tramo de las murallas medievales de la ciudad en el que es posible apreciar la evolución que a lo largo de siglos experimentaron las defensas urbanas.

En este enclave se permite la visita de los restos arqueológicos que se descubrieron en 1963, que consta de un tramo del sistema defensivo andalusí, incluyendo uno de los lienzos conservados de la muralla de mayor altura de la ciudad.

También se puede apreciar en este Centro la perfecta estructura de la Puerta de Santa Eulalia (o de las Siete Puertas), que posee una curiosa disposición propia de las murallas islámicas.

Una fortificación testigo de grandes hitos históricos, por ella hicieron su entrada el rey Jaime I de Aragón y sus tropas el 2 de febrero de 1266. Además, se puede contemplar la reforma que la misma sufrió a principios del siglo XV, con la construcción de una puerta en recodo de ladrillo blanco de tipo monumental.

Cafetería la Muralla

Finalmente, dentro de la cafetería La Muralla, situada en los sótanos del tradicional hotel Rincón de Pepe, en la calle Cánovas del Castillo (antigua calle Val de San Juan), se conserva uno de los tramos más largos de revellín del sistema defensivo andalusí.

Este yacimiento tiene la peculiaridad de poder disfrutar de una actividad de ocio junto a los muros de la cerca medieval. Aquí se aprecian a la perfección las oquedades que disponía el mencionado revellín, similares a las saeteras, pensadas para repeler ataques enemigos.