Murcia medieval: los tres castillos que visitar en Semana Santa

Las fortalezas de Jumilla, Lorca y Águilas, unas propuestas alternativas para Pascua

El Castillo de San Juan de las Águilas, sobre el cerro de Punta Negra, una de las fortalezas más imponentes
El Castillo de San Juan de las Águilas, sobre el cerro de Punta Negra, una de las fortalezas más imponentes FOTO: Murciaturística La Razón

La llegada de la primavera, el buen tiempo y las fiestas de Semana Santa convierten a la Región de Murcia en uno de los destinos clave para disfrutar de unas vacaciones llenas de naturaleza, fervor y tradición. A los planes de sol y playa, gastronómicos y, por supuesto, religiosos propios de las fechas de pascua, hay que sumar el valor arquitectónico y patrimonial del que dispone la región, repleta de fortalezas que logran transportar a los visitantes a la Edad Media, imaginar las batallas libradas y descubrir los pasadizos que albergan.

La ruta propuesta para esta semana comienza visitando el Castillo de Jumilla, una fortaleza levantada en 1461 por el Marqués de Villena en estilo gótico y que cuenta con tres pisos, sótano y terraza. Todo un monumento bélico cuya primera planta se utilizó para guardar el armamento de la tropa y de la defensa del Castillo, pero que un incendio durante la Guerra de la Independencia lo convirtió en cenizas.

Este enclave puede visitarse mediante de dos rutas, Jumilla gótica o Jumilla monumental, donde a través de dos experiencias de 4 y 3 kilómetros respectivamente, pueden conocerse lugares como la torre que queda en pie de la Iglesia de Santa María, de 1430; el Antiguo Palacio del Concejo y Museo Arqueológico; el Museo de Etnografía y Ciencias Naturales; o la Iglesia Mayor de Santiago, lugar que se empezó a construir en el siglo XV dedicada al apóstol Santiago, y que fue declarado Monumento Nacional en 1931.

Fortaleza del Sol

La siguiente parada en la ruta medieval se encuentra a unos 140 kilómetros de Jumilla. Se trata del Castillo de Lorca, también conocido como la Fortaleza del Sol, de los siglos XI al XIII, y que fue utilizada a lo largo del tiempo para la defensa de la frontera entre los reinos de Murcia y de Granada.

Este castillo se utilizó durante varios siglos hasta el s. XVI. Fue ya en la Guerra de la Independencia (1808-1814) cuando se recuperó y se volvió a utilizar como lugar de refugio y defensa. Actualmente cuenta con una recreación y exposición de la Edad Media, y en él se pueden visitar las torres, aljibes y los restos arqueológicos de la Sinagoga del siglo XV.

Vistas al mar

Finalmente, a unos 40 kilómetros al sur de Lorca, ya en Águilas, se encuentra ubicado el Castillo de San Juan de las Águilas, un enclave situado en el cerro de Punta Negra que estuvo poblado desde la Prehistoria, y que ofrece una panorámica única tanto de la ciudad de Águilas como del mar mediterráneo. Esta fortaleza data del siglo XVIII, aunque sus orígenes se remontan a la época cartaginense, y tras la expulsión de los árabes de la localidad, el castillo quedó abandonado.

Tras un intento de reconstruir la fortaleza, no fue hasta el año 1579 cuando, bajo el mandato de Felipe II, se abordaron las obras y se levantó la Torre de las Águilas, en honor a San Juan Bautista, convirtiéndose en una fortaleza de gran prestigio por su seguridad.

La última remodelación se acometió bajo el mandato de Carlos III ( en el siglo XVIII), que decidió ampliar la fortaleza debido al incremento del número de habitantes del municipio y a los sucesivos ataques berberiscos a los que se encontraba sometido el puerto y su población. Esta nueva remodelación lo convirtió en uno de los castillos mejor fortificados del momento.

Actualmente quedan muy pocos restos del esplendor de esta fortaleza. En una de las fachadas que todavía se conservan se puede observar un escudo donde están dibujados los leones de Castilla.

Tres históricas fortalezas murcianas que garantizan una experiencia medieval para todos los públicos, y una propuesta diferente para Semana Santa.

La Región de Murcia, tierra de fortalezas

Más de 20 fortalezas, algunas en buen estado y otras en ruinas, conforman todo un imaginario bélico que sitúan a la Región como una tierra defensiva y clave en las batallas medievales. El Santuario de la Vera Cruz, en Caravaca de la Cruz; el Castillo de Monteagudo en Murcia; Castillo de los Fajardo o de los Vélez en Mula; el Castillo de Alhama de Murcia; el Castillo de Aledo; o el Castillo-Fortaleza de Moratalla son otros de los grandes monumentos patrimoniales que enriquecen la cultura de la Región.