El espantoso retorno de las vacaciones

Los próximos cuatro meses van a ser un horror, porque por fin bajaremos de la feliz nube en que se ha instalado la mayor parte de la gente.

Tras estas semanas de vacaciones, con la pandemia a pleno gas y la política al ralentí, la sociedad española regresa al trabajo, los que puedan, con un escenario que no puede ser más confuso en todos los terrenos. Lo de la vuelta a la actividad laboral está llena de incertidumbre y con mucha gente que ha estado de «vacaciones» desde que comenzó el estado de alarma y continuaron en ella, unos por los ERTE mientras que otros se vieron instalados en la ficción del teletrabajo que realmente era «teledeporte», «telepaseo», «telemaratón de series», «tele segunda residencia», etc. Por supuesto, algunos trabajaron con normalidad y otros se reincorporaron, pero una parte del mundo laboral siguió en ese limbo que ha generado la covid-19. A esto se une la preocupación, más o menos justificada, por los brotes y rebrotes que se ha convertido, en algunos casos, en la reivindicación de un pseudo teletrabajo permanente pagado, por supuesto, por el papa Estado y las empresas.

Otro aspecto que me causa pavor es el retorno de los que han pasado el mes de agosto viviendo espléndidamente y que ahora tienen que hacer ver que no han pegado palo al agua. Es una herencia de nuestra tradición judeocristiana de la culpa cuando lo mejor, es decir, simplemente, «he estado de vacaciones y he desconectado». Todo el mundo viene con ideas en la política, la economía, la educación, el fútbol o en lo que convenga, porque ya se sabe que los españoles tenemos una opinión muy firme en todo. Los próximos cuatro meses van a ser un horror, porque por fin bajaremos de la feliz nube en que se ha instalado la mayor parte de la gente. Lo primero será cómo afrontar la vuelta al cole, porque la excusa de los menores es muy buena para exigir conciliación y teletrabajo. El lema ahora es que no se puede garantizar el riesgo cero. Por tanto, se intenta así justificar el absentismo escolar cuando también hay quien ha encontrado en la covid-19 el chollo para vivir mejor en esta Catastrófica Nueva Realidad. Por supuesto, no me olvido de la universidad donde las teleclases y el online emergen como una nueva panacea universal. Finalmente, es el retorno de la política en toda su intensidad. Sánchez, que sigue siendo el más listo, comienza hoy el curso dándose un inteligente homenaje propagandístico donde marcará el camino a aliados y rivales para los próximos meses.