¿Está siendo 2020 el peor año para vivir?

Michael McCormick, profesor de historia medieval en Harvard, aseguró hace tiempo que el peor año para vivir había sido el 536

Una amiga contaba a principios de septiembre que sus hijos estaban locos por volver al cole. Yo miré entonces al mío, tirado en el sillón, viendo la tele, después de haberse quitado un calcetín en la cocina y soltado otro en el salón, con la cara manchada del tomate de los macarrones de la cena y tras no haber abierto un libro en todo el verano, y le pregunté si él también quería regresar al colegio:

Es una de esas preguntas importantes, porque en su respuesta descubres de qué madera está hecho tu hijo, cómo será su futuro, si será responsable o se las apañará en la vida.

Me miró muy serio: «Papá», contestó, «¿te puedes callar, que no me dejas ver la tele?».

Es fácil pensar que este 2020 va a ser un año inolvidable. Más complicado es saber cómo será recordado en el futuro. Es probable que cuando la mayoría de los niños se cuenten de adultos lo que sucedió recuerden que durante meses no fueron al colegio ni madrugaron, que no tuvieron tiempo límite para jugar a los videojuegos y que apenas importaba la hora a la que se fueran a la cama. Visto desde el niño que fui, que se levantaba todas las mañanas intentando que le doliese la tripa sin éxito y que el día que faltó un profesor, sintió que por fin Dios había escuchado sus oraciones, 2020 ha sido un paraíso.

Tendemos a hacer listas y una de ellas es si estamos en el peor año de nuestras vidas. Las percepciones cambian y lo global no coincide con tus sensaciones particulares. Es famosa la anotación de Frank Kafka el 2 de agosto de 1914: «Alemania declara la guerra a Rusia», escribió y añadió: «Por la tarde, me fui a nadar».

Ayer, por la mañana, antes del colegio se me ocurrió preguntárselo a mi hijo, para hacerme una idea de lo que está almacenando en la memoria. Me miró (y sí, ya me sé esa mirada). Contestó: «Te puedes callar, que no me dejas dormir». Como ha empezado el cole, ahora ya sí que se apunta a la teoría de que no está siendo un 2020 tan bueno como parecía hace dos semanas.

Que es un año muy malo es evidente pero, ¿en qué medida personal?: si me preguntan, no puedo olvidar cuando hice segundo de Bachillerato... y no ligue en todo el curso.

Peor fue en tercero: otra vez en blanco. Aquello empezaba a ser tendencia antes de las tendencias.

Michael McCormick, profesor de historia medieval en Harvard, aseguró hace tiempo que el peor año para vivir había sido el 536, pues fue el comienzo de una época oscura. Una erupción volcánica llenó el cielo de cenizas y el invierno duró 18 meses en todo el mundo. Cuatro años después, la peste bubónica diezmó la población... Parecía el fin del mundo.

Y lo peor, sin Amazon.