El futuro de Europa

Para hacer frente a los retos geopolíticos en el entorno mundial posterior a la Pandemia, Europa ha de ser más asertiva y asumir un papel de liderazgo mundial en la promoción de sus valores

El futuro de Europa
El futuro de EuropaRaúl

Hace setenta años, la Declaración Schumann sentó las bases de la Unión Europea y dio comienzo a un proyecto político que trajo paz, seguridad y prosperidad en el conocido como “continente salvaje”, por el número de guerras, y mejoró substancialmente la vida de los europeos. Desde su creación, la Unión Europea ha superado numerosos desafíos. Pero a raíz de la pandemia del SARS COV-2, el modelo de la Unión Europea se ha visto cuestionado como nunca. La Unión Europea tiene que demostrar que puede dar respuesta a las preocupaciones y prioridades de los ciudadanos.

La política europea ha de aportar respuestas a la transición ecológica y digital, al tiempo que se refuerza la resiliencia de Europa, su contrato social y la competitividad de la industria europea. Debe procurar corregir las desigualdades y garantizar una economía equitativa, sostenible e innovadora. Para hacer frente a los retos geopolíticos en el entorno mundial posterior a la Pandemia, Europa ha de ser más asertiva y asumir un papel de liderazgo mundial en la promoción de sus valores y principios en un mundo cada vez más turbulento.

El 10 de marzo pasado los presidentes del Parlamento, Consejo y Comisión de la Unión Europea firmaron una Declaración Conjunta denominada “Conferencia sobre el Futuro de Europa”, que se basa en los principios de inclusividad, apertura y transparencia, y que abrirá un nuevo espacio de debate con los ciudadanos europeos para abordar los desafíos y las prioridades de Europa. Podrán participar los ciudadanos de cualquier extracción social y de todas las naciones miembro y los jóvenes europeos desempeñarán un papel central a la hora de configurar el futuro del nuevo proyecto europeo.

La Conferencia es una iniciativa común del Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea y debería alcanzar unas conclusiones sobre el futuro de Europa antes de la primavera de 2022. Se aprovechará esta oportunidad para respaldar el proyecto europeo, así como para mantener el apoyo de los ciudadanos de la UE a los valores y objetivos comunes, ofreciéndoles además la oportunidad de expresarse abiertamente. También permitirá indicar qué esperan los ciudadanos de la Unión Europea en el futuro. Para ello, se organizarán en toda la Unión actos y debates a distintos niveles, europeo, nacional, transnacional y regional, y contarán con la participación de los ciudadanos que lo deseen y que refleje la diversidad europea.

Las instituciones europeas organizaran paneles de ciudadanos que serán representativos del origen geográfico, sexo, edad, contexto socioeconómico y nivel de educación. Cada Estado miembro e institución europea podrá organizar actos adicionales y realizar nuevas contribuciones a la Conferencia, mediante paneles nacionales de ciudadanos o actividades temáticas que reúnan las aportaciones de distintos paneles. Las instituciones europeas promoverán formas de participación más amplias, interactivas y creativas.

La Conferencia estará bajo la autoridad de las tres instituciones, representadas por el presidente del Parlamento Europeo, el presidente del Consejo y la presidenta de la Comisión Europea, que ejercerán una presidencia conjunta. Se creará un comité ejecutivo, que consistirá en una representación paritaria del Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea. También podrá invitarse al Comité de las Regiones y al Comité Económico y Social en calidad de observadores, así como a representantes de otros organismos de la Unión Europea e interlocutores sociales, cuando proceda. El pleno de la Conferencia se reunirá al menos cada seis meses y estará compuesto por representantes del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión Europea, así como de todos los Parlamentos nacionales. También estarán representados el Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social Europeo, interlocutores sociales y sociedad civil, es decir la sociedad organizada. El Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad se vinculará a la Conferencia cuando se debata el papel internacional de la Unión Europea.

El Acta Final de la Conferencia se presentará en un año, en primavera de 2022, en un informe dirigido a la presidencia conjunta. Las tres instituciones examinarán la forma de dar cumplimiento a las recomendaciones de dicho informe, cada una dentro de su ámbito de competencia y de conformidad con los Tratados de la Unión Europea.

Como es natural, la Conferencia reflejará la Agenda Estratégica del Consejo Europeo, las Orientaciones políticas 2019-2024 de la Comisión Europea y los retos derivados de la pandemia. Los debates que tengan lugar abarcarán, entre otros asuntos, la sanidad europea, los retos medioambientales, economía social, justicia social, igualdad de derechos y libertades, solidaridad, transformación digital, principios y valores europeos, los retos migratorios, la seguridad y defensa, el papel de la Unión en el mundo y finalmente cómo reforzar los procesos democráticos que rigen la Unión Europea. El desarrollo de los objetivos de la declaración suponen un gran desafío. En definitiva, hablamos del futuro de Europa.

Luis Feliu Bernárdez, es miembro de Eurodefense-España