Comienza la precampaña de 2023
No hay inquietud en La Moncloa con las encuestas, porque son la foto fija de un momento concreto
foto-autor

Una vez renovada la parte socialista del gobierno y a punto de limpiar el PSOE para que sea una maquinaria bien engrasada, Sánchez inicia en 2021 la precampaña de las generales de 2023 con la aprobación del techo de gasto. Es la hoja de ruta de la recuperación. A esto se irán añadiendo las diferentes normas legales, inversiones y medidas que permitirán que en 2023 haya partido frente al centro derecha. No hay inquietud en La Moncloa con las encuestas, porque son la foto fija de un momento concreto y dos años y medio es una eternidad. Sánchez tiene muy claro que no piensa disolver y cuenta con una mayoría suficiente para mantener la estabilidad del gobierno. Es un resistente y los contratiempos parlamentarios, siempre puntuales, no le preocupan. A diferencia de lo que le sucedió a Rajoy, no hay una alternativa parlamentaria y tiene aprobados unos presupuestos que, en caso de necesidad, puede ir prorrogando sin ninguna dificultad. Incluso en la hipótesis, que es más bien el sueño de la derecha, de una ruptura con Podemos, no parece probable que cometa el error histórico de disolver para favorecer al PP.

El PSOE siempre pierde las elecciones, como sucedió en 1996 y en 2011, en situaciones de crisis económica a lo que se añadió la corrupción en el primer caso. El ciclo ahora es diferente, porque estamos mal y comenzamos un periodo de crecimiento que tendrá su máxima intensidad en el año en que se celebren las elecciones. Las medidas adoptadas en estos meses, especialmente los ERTE, han sido decisivas para sujetar la crisis e impedir una debacle. Esto ha costado decenas de miles de millones de euros, incrementar el endeudamiento reconocido a un 125 % del PIB, no se incluye lo que se embalsa en el Banco de España por la vía de préstamos interbancarios, y un déficit público impresionante. No es preocupante porque es una crisis mundial que golpea con gran dureza a la UE y Alemania y sus socios son los principales interesados en que todos salgamos de ella. Nada que ver con la anterior donde sufrimos una brutal crisis de deuda soberana. Por tanto, la precampaña ha comenzado y el maná europeo para la recuperación es el mejor aliado electoral de Sánchez.