Aluniza como puedas

Dicen los expertos que después de los carteristas, los aluniceros son los delincuentes más especializados en nuestro país, y la capital de España, el lugar donde vienen a «doctorarse», porque reventar lunas en Madrid da prestigio dentro del gremio, ya que aquí se encuentran los establecimientos más adecuados para que el alunizaje sea un pequeño paso en su forma de vida delictiva, pero un gran paso para la humanidad de las bandas especializadas en este método. El diccionario de la RAE no contempla la palabra «alunizaje» como otra cosa que no sea posarse sobre la superficie de la Luna, pero el diccionario «chori» sí lo describe como el acto de reventar la luna de un escaparate. Si los carteristas suelen ser los rateros más hábiles y silenciosos del territorio de la delincuencia, los aluniceros son tenidos por los más veloces. Si hay que actuar a golpe de maza, uno la empuña, el otro completa el orificio y un tercero arrambla en tiempo récord con todo lo que de valor encuentra. Si se utiliza el coche como ariete, primero se roba el vehículo y después se le estampa contra el escaparate con una colisión certera. Los establecimientos preferidos son aquellos de las zonas de «alto standing», pero no desprecian otros golpes más arriesgados, como el alunizaje a un concesionario de coches para llevarse varios vehículos de alta gama. Todos los miembros de estas bandas suelen ser multirreincidentes y tardan más en declarar ante la Policía o el juez que en volver a la calle e irse directamente desde la comisaría o el juzgado hacia un nuevo alunizaje, como ha ocurrido en más de una ocasión. Y es que la luna, la del escaparate, no puede esperar.