Atlético, todo corazón

L12 Diplomático

La evasión con humor y la ironía como evasión: diplomacia. Grato el desayuno de Europa Press con el embajador de Brasil en España Paulo César de Oliveira Campos. Motivo del desayuno: el Mundial de Brasil. Brasil, dijo el embajador, es un país alegre y apasionado, y exportador de futbolistas, destacó con fruición. «En el partido Chelsea-Atlético –contabilizó– había seis o siete jugadores brasileños entre los dos equipos». Recordó con retintín que Brasil presume de campeonatos del mundo. En el Mundial que se inaugurará el próximo 10 de junio, el día que juegue Brasil, por decreto gubernamental, se cerrará la jornada laboral a los doce y treinta. «Brasil es samba y fútbol. El fútbol –agregó– lo inventaron los ingleses. Pero lo fertilizó Brasil». Diego Costa, explicó también, ha elegido lo mejor para él: se dio cuenta de que con España tenía más probabilidades de jugar. Le gustaría una final entre Brasil y España, si bien, opina, Argentina y Alemania serán adversarios duros y peligrosos. Irónico y diplomáticamente simpático.

J15 Europa

La otra maravilla de Sevilla es el Sevilla. Olé, olé, olé por tres veces. Olé el portero Beto, Dios qué portero. Olé el talento de Rakitic, Dios qué talento. Olé Pareja y Fazio, qué par de defensas, Dios. Olé y gracias, Dios, por iluminar en el lanzamiento de los penatis a Bacca, Mbia, Coke y Gameiro. Venció el Sevilla, pero hay que reconocer que así como ganó el Sevilla en la «suerte suprema de matar», el Benfica, que también sumó méritos para ganar, falló precisamente en la suprema «suerte de matar». Matar o no matar, esto es también fútbol- fútbol.

Me comenta un amigo:

–«Tú mueves Europa», es el eslogan-añagaza del PSOE para pescar votos. Falacia. Para mover y conmover a Europa, el fútbol español: Liga Europa, gracias al Sevilla, y «Champions» gracias al Atlético o al Real Madrid. Hechos, hechos. Goles, goles. Nada de eslóganes pomposos.

S17 Corazón

Juanfran, con un solo vocablo, ha definido al Atlético de la temporada 2013-14: «Corazón». Eso, en efecto, ha sido el Atlético, más «trabajo y fe», con palabras de Simeone. Corazón, trabajo y fe, igual a Atlético.

–Ya sé lo que es la felicidad–sonríe con ingenio Enrique Cerezo–. La felicidad es ganar la Décima Liga para el Atlético y... el sábado, ganarle al Madrid la Décima que tanto añora.

Cuando el Atlético se quedó sin Diego Costa y Arda, me asaltó, sin poderlo remediar, el maldito pensamiento del pupismo: «¡Oh, no!», me dije. Fe y corazón: para jugar al fútbol y para casi todo. Ha roto el Atlético, además, el «bipartidismo» de la Liga (Barça y Madrid), y esto, porque aproxima a los modestos a los más ricos, es bueno para el fútbol.

–Hitchcock jamás hizo una película tan apretada de angustia, ansiedad y emoción como este Barça- Atlético. De infarto.

Lo suscribo. Lo escribí hace unos días: Europa, en economía, es la señora Merkel; Europa, en fútbol, es España. A ver cuando, en economía, España es también Europa.