Ausencia de lo internacional

La Razón
La RazónLa Razón

La política internacional suele estar ausente en las elecciones generales que acontecen en la mayoría de los países. Incluso, en los Estados Unidos, que se configura como la potencia mundial por excelencia, preocupan más, en unas elecciones presidenciales, las cuestiones puramente domesticas que los asuntos de carácter internacional por mucho calado que tengan éstos. Lo que sucede en el exterior o lo que tienen que ser las relaciones internacionales no es, por lo tanto, una prioridad para los partidos políticos ni, tampoco, para los candidatos a la presidencia de ningún país. El ciudadano se ve mucho más vinculado a las cuestiones puramente internas y, además, existe un vínculo sentimental y sicológico que le hace preocuparse intensamente por los temas de carácter estatal. Sin embargo, en la sociedad internacional contemporánea, lo que acontece en el exterior de un estado es muchas veces tan importante como lo que sucede en el interior, y las políticas internas están muy condicionadas por las decisiones y acuerdos que se adoptan en el ámbito internacional. Esto sucede con mayor profundidad en algunos estados, como España, que forman parte de un proceso de integración como es la Unión Europea, en el que buena parte de las competencias que les correspondían a los estados ya no las ejercen éstos sino la propia Unión. No es bueno que los asuntos de carácter internacional estén ausentes del debate político en el seno de los países y sería muy conveniente que los ciudadanos apreciasen, paulatinamente, que el futuro depende, mucho más de lo que se imaginan, del entorno internacional en el que se encuentran inmersos. En el debate ante las próximas elecciones en España, se deben plantear, como es natural, cuestiones de orden interno, pero no se debería olvidar cuáles son las posiciones que defienden los partidos políticos respecto a temas que afectan al plano internacional y que deberían situarse en marcos generales tales como nuestro papel en la Unión Europea, las relaciones con el espacio iberoamericano y el futuro de España en la sociedad internacional.