Autogol y copa

El sábado, Cristiano Ronaldo se marcó un gol en propia puerta. Entre la temporada pasada y lo que va de ésta lleva más de setenta goles. Sin embargo, no tengo ninguna duda de que habrá quienes pongan en duda la valía de este magnífico jugador; unos, porque no les da noticias; otros, porque no es un tipo complaciente con la Prensa, seguramente porque no lo necesita, y otros, por esa maravillosa y cruel tendencia cainita que no podemos evitar aunque nos vaya la economía en ello.

Algo así pasa con Eurovegas. Fitur ha sido el punto de partida. Esta semana se va a producir una cumbre entre la Comunidad de Madrid y la empresa Las Vegas Sands en la que se va a definir definitivamente el proyecto, su ubicación y la extensión de la primera fase.

Michael Leven, la mano derecha de Adelson, ya tiene 6.000 millones de euros para Madrid. Los tiene a pesar de los deseos de todos aquellos que intentaron hurtarle el proyecto a Madrid y, cuando no lo consiguieron, se inventaron uno para Cataluña; los tiene a pesar de que el PSOE ha pasado de la incredulidad a la rabieta, de negar la existencia de la financiación a criticar la tipología de los empleos, en fin, a pesar de que está como loco por meterle a los madrileños un gol en propia puerta.

Eurovegas se va a empezar a construir en diciembre. No se puede negar que en este proceso Ignacio Gonzalez lleva camino de marcar por toda la escuadra y de paso, hacer que la copa, la del empleo, se quede en casa.