Chosun Il

La Razón
La RazónLa Razón

Chosun Il, «Corea Unida», ha sido detenido. Su esposo se ha librado de la detención. Chosun Il es de Tarragona, embajador multiusos de Corea del Norte, nacido Alejandro Cao de Benós, y según él, primogénito de los marqueses de Rosalmonte, condes de Argelejo y barones de Les. Por lógica se deduce que sus padres, los marqueses de Rosalmonte, condes de Argelejo y barones de Les viven en Tarragona, pues de lo contrario, Chosun Il sería el titular de las gracias nobiliarias. Pero los referidos títulos no constan ni en la Guía Nobiliaria del Ministerio de Justicia ni en el Elenco, las dos publicaciones anuales que certifican la existencia y legalidad de los títulos del Reino. Y también, por lógica, se intuye que Cao de Benós es homosexual por haber contraído matrimonio con otro hombre. En casos normales su estado civil carecería de importancia, pero de siempre me ha asaltado la curiosidad en parejas gays de la nobleza o la falsa nobleza, como parece ser el caso que nos ocupa. Si Kim-Jong-Un, su guía y resplandor, decide un buen día ejecutar a Cao de Benós y su marido enviuda, ¿qué sería el inconsolable viudo? ¿Falso marqués viudo, falso conde viudo, falso barón viudo, o marqueso, condeso y baroneso? Por fortuna no es el caso. Chosun Il no ha sido ejecutado por su brioso corcel, Kim-Jong-Un, y los títulos nobiliarios que usa se los ha inventado. Ni Rosalmonte, ni Argelejo, ni Les, ni potorro pototón.

Conozco casos de títulos falsos y de falsos poseedores de títulos legales. Quien esto firma, y con el provechoso fin de enamorar a una bellísima venezolana, se concedió a sí mismo, en los albores de su juventud, el ducado de Varsovia, de Arebanza, de la Dehesa de Burguillo, de Echalar y de Castrogonzalo. Los marquesados del Valle del Rudrón y de los Llanos de la Malvasía; varios condados, algún vizcondado y una baronía, además de los Principados en el exilio de Mogrovia, Nutrovia y Vasilenko. El objetivo se cumplió satisfactoriamente.

Mi inolvidado amigo Eugenio Egoscozábal era falso conde para reservar en restaurantes del país vasco-francés y alquilar cabañas en la piscina del «Hotel Du Palais» en Biarritz. Usaba del inexistente título de marqués del Bidasoa, y disfrutaba cuando era recibido con un ceremonioso «bienvenue monsieur le marquis». –Si reservo sin ser marqués no me dan mesa-.

El nada marqués de Rosalmonte, menos aún conde de Argelejo y absolutamente falso barón de Les, viste uniforme norcoreano, y ha caído en una redada de la Guardia Civil por un asunto de tráfico de armas. No creo que se trate de un encargo de Kim-Jong-Un, Jefe Supremo de un poderosísimo ejército, porque las armas confiscadas a Cao de Benós han sido tres pistolas. Se siente amenazado por representar en el mundo al cerdete norcoreano. Cao de Benós es persona amable y siempre sonríe para los fotógrafos, y no entra, en mi opinión, en la relación de personas destacadas por su humildad. Según parece, la organización delictiva con la que mantiene alguna relación, se dedicaba a mutar las inofensivas pistolas detonadoras o de fogueo, por armas de fuego de gran precisión. Al sentirse lejos de su amado líder y timonel del sol que se eleva, solicitó un permiso de armas que la Guardia Civil le denegó. Y como una sola pistola no satisfacía su necesaria protección, se hizo con tres pipas modificadas con el fin de evitar su magnicidio.

Kim-Jong-Un, desde Pyongyang no ha movido un dedo en su defensa, lo cual a Chosun Il le ha dolido de veras. Para mí, que este grave conflicto internacional se solucionaría si el lugar de los guardias civiles lo ocuparan los loqueros.

Una noticia de impacto social.