El FLA y la deuda de las CC AA

Esta semana el Ministerio de Hacienda ha capitulado y ha autorizado operaciones de endeudamiento a cuatro comunidades autónomas. Si bien es saludable que estas administraciones tengan acceso a los mercados de forma autónoma, me pregunto si es razonable que se emita deuda con garantía semiexplícita del Estado a un coste superior a la que emite el Tesoro. Las reglas del juego han cambiado, y lo hicieron en el momento en que el Estado constituyó el Fondo de Liquidez Autonómico. Históricamente la deuda emitida por las comunidades autónomas tenía una garantía implícita del Estado. Se entendía que existía la voluntad política de no dejar caer a ninguna Comunidad Autónoma, pero no existía ni contrato ni mecanismo alguno que recogiese esta garantía del Estado de forma explícita. Claramente esto ya no es así y ante las nuevas circunstancias, cabe plantearse si las CCAA deberían preservar la capacidad de financiarse por sí solas Cuando una Comunidad emite deuda por 1.000 millones de euros a 200 puntos básicos sobre la deuda del Tesoro suceden dos cosas: se limita la propia capacidad del Tesoro de emitir deuda, al haber emisores pagando más por títulos con garantías similares, y se incurre en un sobrecoste anual de 20 millones de euros por preservar la autonomía política de las CCAA. ¿Por qué es esto constitucional y no lo es el euro por receta? ¿Acaso esto no vulnera la igualdad de los ciudadanos en todo el territorio español? ¿Es que excesivos costes financieros no repercuten en la capacidad de las administraciones en dar servicios a sus ciudadanos? Todo esto plantea muchas dudas y sería bueno que el Gobierno las resolviese ahora que se dispone a plantear una profunda reforma de las administraciones publicas. Si se garantiza la deuda de las comunidades autónomas, que se haga con todas sus consecuencias, y si no, como dice la presidenta de Castilla-La Mancha, que cada palo aguante su vela.