Fútbol

El PP del fútbol

La Razón
La RazónLa Razón

L27 Matrimonio

–Domingo sin fútbol, ¡qué horror! Domingo con F-1 y motos, «menos mal».

–No funciona el matrimonio entre Fernando Alonso y McLaren– lamentan los aficionados.

–¿Culpa de quién? ¿Del coche, cuyo motor es pura carraca como F-1? ¿Acaso de Alonso?

–De Alonso, ni hablar. Ocurre sencillamente que el matrimonio de Alonso con McLaren es un matrimonio de conveniencia (para la marca), y ya alertó el humorista-sabio Jardiel Poncela que el matrimonio de conveniencia es ese matrimonio que no conviene a ninguna de las dos partes.

Hechos: tres años de matrimonio y matrimonio malogrado.

– Le pasa a Alonso con McLaren lo que le pasaría a Messi si le obligasen a jugar con un balón desinflado: fracaso.

Alonso, sin embargo, como Pedro Sánchez, no se rinde así como así. Tozudos los dos.

–¿Tozudo Pedro Sánchez?

–Sí, claro. Como Fernando Alonso: éste sigue con McLaren, a pesar de la pésima experiencia de los dos últimos años, y Pedro Sánchez, también a pesar de sus dos últimos fracasos como aspirante a la Moncloa, sigue luchando por esa meta-bicoca.

No perder la moral, ciertamente, es una gran virtud.

M29 Piqué

«Sí es sí» (gracias por su frase, Pedro Sánchez, las frases se le dan bien) al videoarbitraje, si bien el videoarbitraje, en París, ayer, según el «pendenciero» Piqué ayudó a España «porque vestíamos de blanco». La obsesión de Piqué es la presidencia del Barça cuando cuelgue las botas: de ahí que, por un lado, simpatice con los sediciosos de la independencia y por otro predique que «los árbitros roban al Barça».

–Mira –me dice un ardiente forofo de la Selección– la vida es política, fútbol y conveniencia. Mientras Piqué juegue con España con el talento y la contundencia con que lo hace, viva Piqué. Si París, que dijo Enrique IV, bien vale una misa, Piqué también vale que Julen Lopetegui cuente con él para la Selección mientras esté en forma física y mental. Por España, siempre por España, que dijo el duque de Barcelona cuando abdicó en su hijo Juan Carlos.

V31 PP

El PP del fútbol: Pérez (Florentino) y Piqué (Gerard). Rajada (Piqué) contra valores (Pérez). Piqué ve «fantasmas de mucha influencia política» en el palco del Madrid. Tal vez y sin tal vez. ¿Acaso no presumen de confortador y noble asiento en el palco del Barça los más influyentes próceres del mundo político y empresarial de Cataluña y del resto de España? Verdad también, como la de Piqué.

Contra las malicias de GP, los valores del Madrid: entre el fútbol y el baloncesto, 20 Copas de Europa. Contra el vicio de la malicia, los hechos aritméticos: ésta es la «contrarrajada» de FP.

PP: sigla de valor y de buen funcionamiento en la política y también en el fútbol. Creo.