El Síndic de Greuges

Rafael Ribó, Síndic de Greuges (síndico de agravios), fue entrevistado recientemente por la televisión pública catalana, y manifestó: «España practica el adoctrinamiento franquista», añadiendo «soy miembro de la Comisión de Venecia y tengo que pasar la vergüenza de ver como en el orden del día se hablaba de Turquía, Polonia, Armenia, Kazajstán y también España, como países con carencias democráticas». En el año 1978 la Constitución Española estableció la figura del Defensor del Pueblo con la misión de defender los derechos fundamentales de los ciudadanos, a imitación del «Ombudsman» sueco creado en 1809, para asegurar la observación de las leyes y el respeto del derecho de los ciudadanos. En la Catalunya pujolista de 1984, inmersa en la idea de «fer pais» y buscando justificaciones pseudohistóricas, se inventó el Síndic de Greuges, delirio del nacionalismo basada en los mitos de la Cataluña medieval, a imagen y semejanza de unas confusas instituciones llamadas «Asambleas de Paz y Tregua» fundadas en 1027 por el Abad Oliva en Ripoll, imitando las pautas de la Paz de Dios francesa, que ofrecían refugio a las personas indefensas para controlar los excesos de las autoridades. La historia usada y manipulada como arma política. La misión del Síndic es «defender los derechos fundamentales y las libertades públicas de los ciudadanos, y con esta finalidad se le otorgaron facultades de supervisión sobre la Administración pública de la Generalitat y sobre los entes locales de Cataluña». El señor Ribó preside esta institución desde 2004, y en dos años ha realizado 50 viajes al extranjero, en lugares tan apropiados para defender los intereses de los catalanes como las Bermudas, Canadá, Reino Unido, Polonia, Noruega, Austria, Grecia, Irlanda, Holanda, Francia, Italia, Suiza, Turquía, Argentina, Uruguay, Serbia, Kosovo, Kazajistán, Zambia, China... junto a un numeroso séquito. Con un presupuesto para 2017 de €6,3 millones, de los cuales en salarios se destina 5,4 millones, el 86% del gasto, su nómina en 2016 ascendió a €122.819 sin contar dietas ni complementos, un 55,5% más que el Presidente del Gobierno de España que gana 78.967. Todo un paladín de la noble causa separatista, bien remunerado. Según Ribó, España tiene graves carencias democráticas y seguimos tutelados por la dictadura franquista, sin embargo, en su relato olvida explicar que su padre fue don Xavier Ribó Rius, secretario económico de Cambó, que huyó de la Cataluña de Companys en 1936 y gestionó la ayuda millonaria de los burgueses catalanes a la sublevación franquista. También olvidó que su hermano Xavier Ribó Massó fue el fundador del Banco Industrial del Mediterráneo en 1972 y que en 1979 la Banca Catalana de Jordi Pujol adquirió su entidad con la intención de beneficiarse de las ayudas oficiales. Curioso no recordar que su familia fue la propietaria de las salas de fiesta emblemáticas de la Barcelona olímpica o que su cuñada ha sido investigada por el latrocinio del Palau de la Música. Temas sin importancia. Jordi Sánchez fue el adjunto al Síndic de Greuges y actualmente es el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad que ha sido el alma del movimiento separatista en los últimos tres años.