El Viñas busca su futuro

La Razón
La RazónLa Razón

Hoy Giancarlo del Monaco pronunciará el pregón de la 55 edición del Concurso Internacional de Canto Francesc Viñas y Fiorenza Cedolins ofrecerá seguidamente un recital. La final será el 21 de enero y trae la novedad de la incorporación del Liceu a la Fundación Privada Francesc Viñas. Junto a la Fundación Puig y varios benefactores particulares, el Liceu tomará una posición destacada en la organización del certamen con la intención de dotarlo de un alcance más internacional y de promover el talento joven y las nuevas generaciones de la lírica. Se trata de un primer paso para la creación del programa de jóvenes que el Teatro prepara en el marco del Concurso y de la mano del resto de entidades involucradas. El certamen viene celebrándose desde 1963, en que fue creado por el Dr. Jacinto Vilardell en memoria de Francisco Viñas, padre de su esposa. Viñas fue un extraordinario tenor que abordó un amplio repertorio, muy ligado a Wagner, cuyo «Parsifal» estrenó en España. Reflejó sus opiniones canoras en su libro «El arte del canto». Su hija María Vilardell y luego su nieto Miguel Lerín han comandado el certamen durante estos años, pero el tiempo pasa y este último pensó que era hora de preparar la sucesión, dentro del mismo proceso que le ha llevado a vender su agencia artística o que llevó a Alfonso Aijón a efectuar otro tanto con Ibermúsica. El Viñas es el concurso de canto más notorio de los que tienen lugar en España y goza de auténtico prestigio internacional. En esta edición participan 515 artistas provenientes de 60 países, con pruebas eliminatorias desarrolladas en Londres, Nueva York, París, Milán, Berlín, Beijing, San Francisco, Moscú y Madrid. De los 511 participantes, 219 son sopranos, 56 mezzosopranos, 2 contraltos, 111 tenores, 15 contratenores, 76 barítonos, 19 bajos y 17 bajo-barítonos. De los 60 países participantes destacan Corea, con 165 cantantes, y Rusia, con 38 artistas, seguidos de los 37 procedentes de China. España es el cuarto país y aporta un total de 31 artistas. En el jurado figuran este año Juan Pons y Neil Schicoff, pero quizá aún más importante a efectos prácticos es la presencia de representantes de los primeros teatros del mundo, desde la Scala al Metropolitan. Por eso es fácil la proyección de cualquier aspirante de calidad, aunque no obtenga esos ansiados primeros premios que ya tienen garantizada su intervención en próximas temporadas del Liceo y el Real. La relación de nombres que ha lanzado al estrellato habla por sí sola: Obraztsova, Miricioiu, Jo, Vaduva, Mazzola, Podles, Borodina, Urmana, Millo, Schnitzer, Gallo, Fraccaro, Sardinero, Lucic, Nafé, Lloris... Hasta hay anécdotas como las bolsas de estudios con las que, entre otras, se tuvieron que conformar Gallardo-Domás y Bayo. ¡Mis mejores deseos para esta nueva etapa!