La pérdida de España

Este es el título del último libro del profesor Alberto Bárcena, que fue presentado ayer en la Universidad CEU San Pablo, donde el autor imparte clases en diversas disciplinas. Si conocer la Historia es siempre aconsejable, en tiempos como los actuales y los que previsiblemente vendrán, es –además–necesario. Los pueblos y las naciones tienden a repetir comportamientos y hechos que conforman su biografía colectiva, lo que denominamos su Historia, con las lógicas adaptaciones propias del transcurso del tiempo. Las personas tenemos también nuestra propia historia –a la que llamamos «biografía»–que, con nuestros actos, escribimos cada uno de nosotros a lo largo de la vida. La biografía lleva implícita siempre lo que comúnmente denominamos «vocación», es decir, aquello que nos mueve y nos atrae hacia un determinado objetivo, que entendemos da sentido a nuestra existencia. Desde la Antigüedad ha sido objeto de estudio y debate reflexionar acerca de si a las naciones les ocurre algo similar. San Agustín dio respuesta a esta pregunta con su magna obra Las dos ciudades, donde estableció el «sentido cristiano» de la Historia. El profesor Bárcena –que ya escribió una obra sobre esa cuestión– aplica ahora esta misma metodología a nuestra Historia patria. Esa Historia que, más allá de las diferencias políticas y sociales, es el reflejo del enfrentamiento –ante todo, religioso– entre las dos Españas, la cristiana y su opositora. Una gran obra de obligada lectura para entender lo que sucede en España.