Messi y Villa

Acuartos de final de la «Champions» sólo llegan los mejores. No hay equipos fáciles. Al Barça le ha tocado el PSG, que a pesar de no tener el pedigrí de otros tiene una plantilla muy buena, hecha a base de talonario, con ex barcelonistas de la calidad de Ibrahimovic, que afortunadamente no jugará el partido de ida. Su entrenador es Ancelotti, un viejo conocido con prestigio. Después de la experiencia de Milán, que obligó a una remontada épica, no hay que confiarse ni relajarse. En los partidos anteriores con el PSG, el resultado es de tablas, con una victoria, un empate y una derrota. Tres goles a favor y tres en contra. En la última gran final jugada entre ambos con título en juego, aunque lejana, fue la Recopa de 1997; la victoria fue para el Barça con un gol de Ronaldo de penalti. Curiosamente, me dice un «pajarito» bien informado que el próximo entrenador del PSG se llama José Mourinho. Se irá al acabar esta temporada y ya ha firmado contrato. Eso lo veremos en pocos meses. En el PSG también encontraremos a jugadores de la calidad de Thiago Silva, Lavezzi y un viejo conocido, David Beckham, que a pesar de sus años sigue siendo de los jugadores mejor pagados del mundo.

Partido de trámite en el Camp Nou, los mejores, Messi y Villa. El peor, el árbitro, por errores y permisividad.