«Molt Venerable»

La Razón
La RazónLa Razón

El «Molt Venerable» –pronúnciese «Molt Venarapla»–, Albert Boadella, Presidente de la Generalidad de Tabarnia en el exilio, se dirigirá a sus ciudadanos vía plasma en los próximos días. No alberguen ninguna duda de que su alocución será infinitamente más inteligente, directa, divertida, irónica y eficaz que la del ex «Molt Honorable» –pronúnciese «Molt Hunarapla»–, ex Presidente de la Generalidad de Tractoria, Carles Puigdemont, que sin que sirva de precedente, durante su alocución, no se llevará a la boca mejillón alguno.

El «Molt Venerable» Boadella es respetado, amado y venerado por su genial trayectoria artística y su valentía personal en Tabarnia y el resto de España, en tanto que el ex «Molt Honorable» Puigdemont ha reducido sus dominios a las dos provincias de Tractoria, antaño Lérida y Gerona, y hogaño Traperia y Raholia.

Tabarnia, que empieza a molestar a los partidos políticos establecidos por su fuerza emergente y su originalidad, cuenta ya con bandera y escudo, y se han iniciado los movimientos y pasos exigibles para dotarse de su propia Policía autonómica. Tractoria albergará a los Mozos de Escuadra creados por Felipe V, y Tabarnia a los Célibes de Lezo, nueva fuerza de Seguridad del Estado comprometida a equiparar sus sueldos con la Guardia Civil y el CNP y a no traicionar a España. En Traperia y Raholia que hagan lo que quieran.

Tabarnia comprenderá las provincias de Barcelona y Tarragona, que no cambiarán su denominación. En Tabarnia, el presidente Boadella, garantizará que en sus colegios se estudie en español y catalán, y las asignaturas de Historia y Geografía se adecuarán al tramo más cercano a la realidad histórica. Asimismo, se eliminará en Tabarnia la asignatura preferida por los de Tractoria, el Odio a España.

En el programa de Tabarnia destaca la firme propuesta de su primer Gobierno de recuperar la herencia cultural de Barcelona y Tarragona, permitir de nuevo las corridas de toros, y no obstaculizar el desarrollo de la sardana, por muy aburrida que sea. Respeto a todas las costumbres y tradiciones. En Tractoria, lo mismo en Traperia que en Raholia, seguirá emitiendo TV3, mientras que en Tabarnia se creará una nueva cadena de televisión autonómica, la TV155, que será libre y podrá poner a caldo a todos, incluída Soraya.

Si algún político de Tabarnia intenta traicionar al resto de los españoles, organiza un golpe de Estado, contraviene sus leyes, roba del dinero público y demás cosillas, y es detenido y encarcelado, los tabarneses más tontos podrán expresar su solidaridad con los forajidos luciendo un lazo azul celeste. El lazo amarillo en honor de golpistas y delincuentes tractorianos será de uso exclusivo en Traperia y Raholia. Por otra parte, el Gobierno autonómico de Tabarnia recibirá con los brazos abiertos por su condición de españoles y catalanes a todos los inmigrantes de Tractoria que, arrepentidos, elijan Tabarnia o cualquier territorio de la Nación común, para labrarse el futuro. Los equipos de fútbol del Lérida –Lleida–, y Gerona –Girona–, pasarán a llamarse Sport Trapero el ilerdense y Gimnástic de Rahola el gerundense. El Español seguirá donde siempre, y el Barça, muy a su pesar, restará en Barcelona porque en caso contrario se les marcha Messi, y hasta ahí podíamos llegar.

Se rescatarán en Tabarnia todos los monumentos que han sido retirados por la alcaldesa de Podemos, y se abrirá una suscripción pública para erigir en la Plaza de San Jaime el monumento a los tres tractorianos más tontos: Guardiola, Xavi Hernández y Llach. De no cubrirse la suscripción, lo financiarán las amables y humanitarias democracias del Golfo petrolífero. Será inaugurado en 2020 por el ministro de Educación y Cultura del Gobierno de España, que será el que Ciudadanos designe.

Se aguarda con interés la alocución del «Molt Venerable» Albert Boadella, presidente de Tabarnia en el exilio. El discurso del otro carece de interés para el presente y el futuro. Ha perdido ambos dos. «¡Visca Tabarnia Lliure!».