Una nueva edición del Viñas

La Razón
La RazónLa Razón

Mañana, con un poco de suerte, algún que otro cantante puede verse catapultado a la fama de la noche al día o al menos, como sería lo más lógico, inicie con paso firme una carrera que le lleve a ella en unos pocos años. Es lo que en el pasado sucedió con Miricioiu, Jo, Vaduva, Mazzola, Podles, Borodina, Urmana, Millo, Schnitzer, Gallo, Rydl, Fraccaro, Machado, Lima, Filianoti, Pierotti, Nafé, Gallardo-Domás, Ataneli, Lucic, Schnitzer, Surgulazde, Carosi, Rost, etc, o los españoles Blancas, Sardinero, Lloris, Moreno, Rey, Sempere, Ombuena, Fresán, Sala, Bayo... Será gracias al concurso de canto conocido como «El Viñas». El nombre de Francisco Viñas (1863-1933), además de recordarnos al mejor intérprete wagneriano español de todos los tiempos, nos remite al más importante concurso vocal que se lleva a cabo en España y también uno de los más reputados internacionalmente, lo que es lógico cuando se cuenta con una relación de premiados como la reseñada.

Hoy también será un día de nervios pues, aunque los nombres de los premiados se dieron ayer a conocer, estarán velando armas para poder demostrar en la gala de mañana que el jurado no se equivocó. Éste ha sido presidido en esta ocasión por Christina Scheppelmann, la directora artística del Liceo, y a él se han incorporado Teresa Berganza, Simon Estes, Makvala Karashvili y directores o responsables artísticos de teatros como la Scala, el Covent Garden, la Ópera de Zurich, el Teatro Real, el Metropolitan o la Ópera de París. En la presente edición se han presentado 568 candidatos, con una clara mayoría en la cuerda sopranil, casi la mitad de ellos, seguida por la de tenor con 118 representantes. Curiosamente tan sólo una contralto, lo que demuestra que estamos ante una especie en extinción, de la que quizá la más sobresaliente voz en activo sea Ewa Podles, nacida precisamente en el Viñas en 1981. Los artista provienen de 60 países y Corea se lleva la palma con nada menos que 160, seguida de España con 30. Las pruebas preliminares se realizaron desde el pasado 9 de noviembre en Nueva York, Milán, Moscú, Berlín, Beijing, San Francisco, París y Madrid, alcanzando 223 la ansiada meta barcelonesa de cara a los 103.000€ que se han repartido en premios. Pero no son los euros lo más importante, sino la proyección que se obtiene, así como la seguridad para los primeros premiados de incorporarse a algún reparto futuro en el Liceo y quizá el Real. Precisamente, como ya sucediera el pasado año, este teatro promueve una gala el 21 de febrero con los ganadores y Olivier Díaz en el foso, a precios de tan sólo 25€ la butaca más cara y 8€ la más barata, cifras muy lejos de las habituales en él. Una magnífica ocasión para que se acerquen a conocerlo quienes se han alejado hasta ahora por cuestiones económicas.