Yo, Leonor

¿Vds. han visto el espectáculo? ¿Se puede dar que hablar más que esta gente? ¿Se puede pegar un campanazo más gordo? ¿Se puede pegar un volantazo más brusco? Yo voy a acabar loca de la cabeza en esta casa, que es que yo no sé ni cómo «progreso adecuadamente» ni nada porque esta familia me tiene como para estar yo pensando en aprender chino mandarín y sacar nota en «Cono». Mira que me había propuesto, Leo, hija, tranqui, cierra el pozo, no hables de más, que igual estos dos se van de viaje lejos a darse besos y te dejan un veraneo pa ti . Pues no. Ahora se van a hacer Reyes. RE-YES. Que ya se lo he dicho a mi madre. Más te vale coger unos kilos que la corona pesa tela. Pa qué queremos más. Un drama. Que si a esta niña hay que ponerle un psicólogo y un tratamiento, que no la podemos enseñar por ningún sitio porque nos va a dejar a los pies de los caballos, quemiracómomehablaFelipehazalgo. Pues cuidao conmigo, que voy a ser Princesa, ojo. Princesa Reinita de Asturias (já), de Viana, de Gerona (no he estao nunca, pero parece que no cuenta), duquesa de Montblanc (eso que son, ¿las plumas?), condesa de Cervera y señora de Balaguer. Y quién es Balaguer. Ya me están buscando novio, leche. Total, que he mirado y no tengo qué ponerme. ¿Tú te crees que se me puede llevar todo el día de marinera, si me mareo hasta en el coche? En fin, que he cogido el teléfono. «¿Está Felipe Varela? Que se ponga que tiene faena». De lo que le sobra a Altibajos de cintura me hago yo un vestido. ¿Sí o qué?