Actualidad

Ciudadanos toca su techo

LA RAZÓN publica hoy un análisis sobre el escenario político actual, a menos de una semana de la celebración de las elecciones locales y autonómicas, basado en la evolución de los sondeos de intención de voto elaborados por NC Report, así como en las dos encuestas del CIS hechas públicas en lo que llevamos de 2015. Ambos estudios de opinión coinciden en líneas generales en sus resultados, especialmente en lo que se refiere a los dos partidos del momento –Ciudadanos y Podemos– y permiten ofrecer una primera conclusión que, a veces, el fuego de artificio mediático deja en segundo plano: el bipartidismo en España, representado por el PP y el PSOE, goza de buena salud, por más que sus respectivas posiciones hegemónicas en el centro izquierda y en el centro derecha se hayan visto erosionadas por las consecuencias de la intensa y larga crisis económica que ha hecho mella en la sociedad española. Incluso podría aventurarse la hipótesis, que sólo puede confirmar el resultado de las urnas, de que nos hallamos ante un proceso de sustitución de dos fuerzas políticas minoritarias –Izquierda Unida y UPyD, cuyas perspectivas electorales las relegan a la quinta y la sexta posición– por otras de nuevo cuño, pero que, en realidad, se nutren de las mismas bolsas de votantes. Así, el partido de Albert Rivera, Ciudadanos, recibe en buena parte sus apoyos de antiguos simpatizantes populares y socialistas que habían recalado en Podemos, pero que prefieren decantarse por un proyecto de izquierda light, con un fuerte contenido antinacionalista, antes que por un movimiento revolucionario con demasiadas contradicciones programáticas. Sin duda, en el giro hacia posiciones más moderadas dado por la organización de Pablo Iglesias debe haber influido el trasvase de votos que revelan las encuestas. Mientras Ciudadanos crece, Podemos se debilita. Los de Albert Rivera, que consiguen romper el marco geográfico catalán, pasan de tener una intención de voto del 2,8 por ciento en diciembre de 2014, al 12 por ciento en abril de este año. Un rápido crecimiento que acompaña al desplome de Podemos, que pasa del 23,2 por ciento de intención de voto en diciembre de 2014 al 12,9 por ciento del último abril. Sin embargo, un análisis más detenido de las cifras que arrojan las encuestas revela que Ciudadanos parece haber alcanzado su techo. En efecto, en los meses de abril y mayo, en plena efervescencia política por la campaña electoral y las elecciones de Andalucía, el partido de Albert Rivera sólo ha experimentado un incremento del 0,5 por ciento en las expectativas de los votantes. A expensas de cómo reaccionen al final el tercio de encuestados que se declaran indecisos, se confirmaría lo ya dicho: que el proceso de sustitución de IU y UPyD por Podemos y Ciudadanos no tiene visos de ir más allá.

Publicidad