Incertidumbre política y pánico en las Bolsas

La Razón
La RazónLa Razón

Desde el 1 de enero, los principales mercados bursátiles acumulan pérdidas superiores al 10 por ciento en un movimiento general de temor a un desplome de la economía china, así como de que la caída de los precios del crudo acabe por dar la puntilla a los llamados «países emergentes». El dinero de la bolsa busca refugio en los valores considerados seguros, como el oro o los bonos de renta fija, mientras los inversores tratan de hacerse una idea más exacta de los efectos del aterrizaje de la economía china, pero, también, de las consecuencias que traerán para las entidades bancarias los nuevos colchones de seguridad de los depósitos impuestos por la Comisión Europea. Pero si todas las bolsas caen a parecidos niveles –con Milán a la cabeza, a causa de las dudas de solvencia de sus bancos–, en España la situación podría complicarse de persistir la incertidumbre política sobre la formación del nuevo gobierno y, más aún, sobre si éste traerá estabilidad al país o, por el contrario, estará a expensas de formaciones populistas que propugnan modelos económicos de ineficacia probada. Sin duda, uno de los factores que ayudaron a España a superar la peor parte de la crisis fue contar con un Ejecutivo fuerte, respaldado parlamentariamente. La misma solución que sería deseable para la legislatura que comienza.