Momento crítico en la batalla por el empleo

La Razón
La RazónLa Razón

El empleo ha crecido a un ritmo del 2,9 por ciento a lo largo de la primera mitad del año, una tasa similar a la del crecimiento general de la economía. Se trata de una buena noticia que permite augurar que a final del año la tasa de paro puede situarse por debajo del 20 por ciento. Hay que considerar otros factores positivos en los resultados de la EPA –como que el aumento de los contratos de trabajo indefinidos es mayor que el del empleo temporal–, pero no se debe silenciar que se ha producido una ligera desaceleración del ritmo de crecimiento de la ocupación, tendencia que previsiblemente se mantendrá en los próximos trimestres. La causa no se encuentra tanto en la evolución de los factores externos –aunque de hecho hayan variado por la contracción de algunos de los principales mercados internacionales– como en la incertidumbre política, que, junto a la falta de un nuevo escenario presupuestario, aplaza muchas decisiones de inversión. Nos hallamos, pues, en un momento crucial de la batalla por el empleo, que exige seguir manteniendo, al menos, el mismo ritmo de crecimiento y abordar las reformas estructurales que quedan pendientes, sobre todo las que se refieren a la libertad de comercio. Es imperativo que se desbloquee la situación política, so pena de perder buena parte del esfuerzo hecho.