Nuestros agentes no dan por perdido un caso

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Será la Justicia la que, en definitiva, establezca la responsabilidad penal del hombre detenido ayer en la localidad gallega de Boiro como presunto responsable del asesinato de la joven madrileña Diana Quer y la posterior desaparición del cadáver. No sólo le inculpan los indicios reunidos por los investigadores, que ya le tenían situado como el principal sospechoso del caso, sino el hecho de que hubiera tratado de repetir la misma acción criminal con otra joven que, afortunadamente, consiguió escapar cuando pretendía encerrarla en el maletero del coche. Pero lo que debe contar para la sociedad española, que había seguido con especial interés la tragedia de esta familia, es que los hombres y mujeres que forman parte de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado nunca dan por perdido un caso, mucho menos cuando se trata de la vida de las personas o está en juego su integridad. Las páginas de Sucesos de los periódicos están llenas de ejemplos de lo que decimos. Así, ahora sabemos que, pese a que el juzgado de instrucción correspondiente había archivado el procedimiento de Diana Quer por falta de avances en la investigación, la Guardia Civil no había tirado la toalla y mantenía un equipo de cinco agentes dedicados exclusivamente a desentrañar la desaparición y probable asesinato de la joven madrileña, del que ayer se cumplieron 494 días.