El chantaje de todos los veranos

La Razón
La RazónLa Razón

No falla. Todas las vacaciones la misma cantinela o, mejor dicho, el mismo chantaje que acaba pagando el ciudadano medio, que ve cómo se arruinan sus planes veraniegos por las reivindicaciones de un colectivo concreto. No queremos decir que no se trate de reivindicaciones legítimas, pero deberían tener en cuenta el lamentable efecto en el turismo de secuestrar, aunque sea solo por unas horas, el transporte aéreo o ferroviario de un país que vive de tan imprescindible sector.