Opinión

Ferraz debe depurar el PSOE de Melilla

La Razón
La RazónLa Razón

La Fiscalía de Melilla, en un escrito de calificación demoledor, ha pedido 231 años de prisión para una treintena de dirigentes del PSOE y de Coalición por Melilla, entre ellos el actual secretario general socialista, Gregorio Escobar; su antecesor en el cargo, Dionisio Muñoz, y el ex director de Empleo, Joaquín Arana, por una trama de compra de votos para las elecciones de 2008. La implicación de casi todos los dirigentes del PSOE local en un delito tan grave, obliga, sin duda, a Pedro Sánchez a disolver la actual agrupación y crear una gestora.