Opinión

Firmar una hipoteca será más difícil

La Razón
La RazónLa Razón

Sin negar que la reforma de la Ley Hipotecaria, que acaba de entrar en vigor, supone una mayor protección para los consumidores y permite acabar con algunos abusos en la negociación de las hipotecas, también es preciso reconocer que la medida, que impone mayores cargas a las entidades de crédito, corre el riesgo de hacer que aumenten las cautelas y se endurezcan los requisitos que ponen los bancos para conceder una hipoteca. Y ello, en un momento donde el mercado inmobiliario no acaba de estabilizarse.