Indefensos ante los okupas

La Razón
La RazónLa Razón

Hecha la ley, hecha la trampa. Marisol y Maribel son dos propietarias que podrían ser condenadas por un delito de usurpación de su segunda vivienda. Allí vivía una familia okupa, con contrato ilegal, que las denunció por cambiar la cerradura. Urge reformar la ley, manifiestamente injusta, y que primen los derechos de los propietarios ante el auge de la «okupación».