La catástrofe de Tianjin, sólo un síntoma

La Razón
La RazónLa Razón

La mayoría de las grandes multinacionales han suspendido sus operaciones comerciales a través del estratégico puerto de Tianjin, cerrado tras la trágica cadena de explosiones, lo que complicará la delicada situación de la economía China. La catástrofe ha venido a mostrar el deficiente mantenimiento de las infraestructuras del gigante asiático, el incumpliento de las mínimas normas de seguridad y las graves carencias de los servicios de emergencia. Son un síntoma más de los desequilibrios que amenazan el crecimiento chino.