Publicidad
Publicidad
Actualidad

La factura de la interinidad

Está en ciernes una tormenta perfecta que amenaza nuestra economía. El Gobierno mira para otro lado y saca pecho, pero los números cantan y la desaceleración es un hecho incontestable con pinta de recesión en algunos países. Las exportaciones han marcado el peor dato desde 2014 en el primer semestre y llueve sobre mojado. Más allá del contexto económico mundial, las empresas responsabilizan a la interinidad política y la parálisis en las reformas necesarias. Hay que moverse antes de que sea tarde.

Publicidad