La juez Alaya no suelta la presa...

La Razón
La RazónLa Razón

Cuando parecía que iba a tirar la toalla después de que la Audiencia de Sevilla le anulara el auto de «preimputación» de Chaves y Griñán por el escándalo de los ERE, la juez Alaya ha contraatacado dando nuevos argumentos. En síntesis, los dos expresidentes andaluces, junto a cinco ex consejeros, habrían aprobado y amparado un sistema ilegal de subvenciones que sorteaba los controles administrativos. La juez, que no puede imputarlos formalmente por ser aforados, no parece dispuesta a soltar la presa en tanto no concluya la investigación.