Opinión

La jueza Alaya describe una trama clientelar

La Razón
La RazónLa Razón

Será el Tribunal Supremo quien deslinde en última instancia las responsabilidades de los ex presidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el «caso de los ERE», pero la exposición razonada de la instrucción judicial de la jueza Mercedes Alaya describe con mucho detalle lo que fue una trama clientelar tejida en torno al Gobierno andaluz, que beneficiaba a un selecto círculo de influencias del PSOE y los sindicatos. Una acusación tan grave que debería llevar a la actual dirección socialista a extremar la prudencia.