La reforma laboral como excusa

La Razón
La RazónLa Razón

Por mucho que se haya desgañitado la izquierda contra la reforma laboral, nadie espera que sea derogada en su totalidad. Empresarios y sindicatos admiten sus bondades porque ha suavizado los efectos de la crisis y ha priorizado la negociación sobre los despidos masivos. La amenaza socialista (que no iba en su programa) tiene más tintes mitineros que de otra índole.