Maniobra contra el nuevo Constitucional

La Razón
La RazónLa Razón

El Tribunal Constitucional recordó ayer que la militancia en un partido no es incompatible con ser uno de sus magistrados, en respuesta a la información sobre la filiación de su presidente, Francisco Pérez de los Cobos. La explicación se fundamenta en una resolución del TC de 1988, que ya dirimió el asunto, y que se sustentó en la Constitución y en la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, que sólo impide «ocupar cargos directivos». Detrás de la andanada contra Pérez de los Cobos hay una maniobra de deslegitimación de la nueva composición del TC y, de paso, un ataque a la estabilidad de una institución clave del Estado.