Rufián, ansiedad frente a la ley

La Razón
La RazónLa Razón

Rufián es un actor secundario del separatismo que se siente cómodo en la provocación, la arrogancia y la bravata. Tras los arrestos en Barcelona, el rictus del diputado fue otro. «Le exijo que saque sus sucias manos de las instituciones catalanas», le espetó a Rajoy. Su gesto desencajado denotó la desagradable sensación del golpista que siente la Ley en el cogote.