Sánchez y Rivera, señalados

El bloqueo político de España no será un fenómeno inocuo para aquellos a los que la gente señala como responsables. Como es habitual en parte de la clase dirigente de los partidos, su estrategia es ajena a las necesidades de la gente y las urgencias del país. Es insólito que después de una secuencia de legislaturas abreviadas con lo que supone de provisionalidad en la gestión de los asuntos públicos, el panorama pueda abocar a otro adelanto de los comicios. Esa opción, sin embargo, que el Gobierno no sólo no descarta, sino que tantea con la boca pequeña al calor de la evolución favorable del voto, es rechazada por los ciudadanos.

La encuesta de NC Report para LA RAZÓN es concluyente. El 48,1% de los sondeados descarta esa alternativa frente al 33,3%, que la respalda. Si de lo que se trata es de escuchar a los españoles, Pedro Sánchez debe saber que el PSOE es el principal señalado como culpable de la interinidad. El 33,3% lo ve así. El 17,2% apunta a Unidas Podemos. Tampoco Albert Rivera sale bien parado. Tanto el presidente como el líder de Cs son tildados de artífices del fracaso de la investidura para el 36,8% y el 36,2%, respectivamente. Aquí falta autocrítica y sobra complacencia y soberbia. Y luego se preguntan el porqué de la desafección de la gente con la política.