Todos contra la política migratoria de Cameron

La Razón
La RazónLa Razón

La publicación de un informe sobre la intención del primer ministro británico de restringir a 75.000 el número de inmigrantes que anualmente puedan entrar en el país ha avivado las críticas y la división interna del Gobierno, empezando por el desmarque de su número dos, el liberal Nick Clegg. También Bruselas ha advertido del terreno resbaladizo que pisa Cameron. Entre otras razones, porque si se aplicara a los dos millones de británicos que viven en el extranjero la misma política, Gran Bretaña tendría un serio problema.