Opinión

Un asunto de Estado por el Mediterráneo

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Que 1.400 empresarios, políticos y representantes de la sociedad civil de Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía, con el titular de Fomento al frente, se dieran cita en un encuentro para reivindicar una obra pública convocados por el Movimiento #QuieroCorredor demuestra por sí solo la dimensión histórica de la infraestructura en cuestión. En este caso, el cónclave se desarrolló ayer en Barcelona y el objeto fue el Corredor Mediterráneo y sus anheladas cuatro vías (dos para mercancías y dos para pasajeros) entre Algeciras (Cádiz) y la frontera francesa a través del litoral para promover el transporte de productos hacia el continente. El ministro José Luis Ábalos avanzó la buena nueva de que la línea ferroviaria con ancho «estándar» (europeo) «entrará en servicio» en 2021 una vez que «los aspectos financieros están cubiertos» y que los condicionantes son ya solo «técnicos». Su puesta en marcha será clave para mejorar la competitividad de las empresas y reforzar su proceso de internacionalización además de un extraordinario empuje para los territorios implicados y en consecuencia para la economía nacional. Estamos, por tanto, ante un proyecto estratégico que redundará en prosperidad y bienestar y que debe ser abordado como un asunto de Estado.