Opinión

Un órdago de Vox a ninguna parte

La Razón
La RazónLa Razón

Vox puja fuerte en este diabólico juego de naipes en el que se ha convertido la política, convulsionada por intereses cortoplacistas particularísimos. Oficializó ayer su enmienda a la totalidad de los presupuestos andaluces, si bien dejó abierta la puerta a retirarla si el gobierno PP-Cs acepta negociar. Está en su derecho de no prestar gratis sus votos y condicionar las cuentas, pero el órdago y la retórica tremendista abona el terreno a la izquierda. No será fácil explicar el voto junto al PSOE y Podemos en el veto a los Presupuestos.