Creadores de riqueza

El historiador argentino Alejandro Gómez, profesor en la Universidad Francisco Marroquín y la Universidad del CEMA, acaba de publicar un interesante volumen: «Creadores de Riqueza». Emprendedores que cambiaron nuestras vidas (Unión Editorial). Tras un bosquejo teórico y una revisión de los tempranos emprendedores medievales, el libro se centra en la época posterior a la revolución industrial. Desfilan los cambios profundos en el transporte y los medios de comunicación en el siglo XIX, que desde entonces cambiaron la forma de hacer negocios en el mundo, y llegan los gigantes del acero, el petróleo, los automóviles y otras grandes empresas modernas. Gómez repasa el impacto que en la vida de los negocios tuvieron las dos guerras mundiales y la crisis de los años 1930, y da el salto seguidamente al nuevo estilo de la década de 1950, a los emprendedores tecnológicos, y finalmente a la crisis del petróleo y a las empresas globalizadas de nuestros días. El papel crucial del empresario en la generación de la prosperidad y el empleo es claro, pero eso no significa que Alejandro Gómez los vista de santos; lo que hace, siguiendo una vieja estela del pensamiento liberal, es distinguir entre los marcos institucionales competitivos, que fuerzan a los empresarios a obtener beneficios sirviendo a la comunidad, y los marcos no competitivos, donde se entablan coclusiones con el Estado para «conspirar contra el público y elevar los precios» como denunció Adam Smith.