Facebook apuesta por la información on-line

El éxito de la difusión de contenidos se debe a la simbiosis entre redes sociales y medios de comunicación

No ha tardado Facebook en dar respuesta a Twitter, ahora en la batalla de la retransmisión de vídeos en directo. Así, si la red social del pajarito lanzaba a finales del pasado mes de marzo su servicio Periscope; la herramienta que Mark Zuckerberg ha desempolvado una aplicación hasta ahora sólo disponible para «celebrities», Facebook Mentions, y la ha relanzado ofreciendo la posibilidad a «actores, deportistas, periodistas y otros personajes públicos» de transmitir vídeos en directo, además de iniciar conversaciones con sus seguidores organizando una sesión de preguntas y respuestas, lanzar contenidos para todo el público o sólo para sus seguidores o, incluso, compartir dichos contenidos no sólo en Facebook, sino también en Twitter o Instagram. Por el momento, sólo está accesible para perfiles verificados. Según Vadim Lavrusik, «product manager» de Facebook, han decidido abrir esta herramienta, entre otras cosas, «porque lo han demandado muchos periodistas».

Este movimiento se produce poco después de que el pasado mes de mayo viera la luz Instant Articles, otra herramienta de Facebook que permite a los medios de comunicación (de momento sólo a nueve en todo el mundo, ninguno de ellos en España) difundir directamente sus contenidos, que quedan «integrados» dentro de la red social, lo que permite a los usuarios recibirlos más rápidamente y una mayor interacción.

¿Qué significan estos movimientos? Sin duda, Mark Zuckerberg ha apostado por la información como contenido clave de su red social, y para ello necesitan a los periodistas y a los medios de comunicación, y éstos, a su vez, necesitan a Facebook, pues supone un canal a través del cual llegan cada vez más usuarios a sus páginas. Hasta aquí todo perfecto, pero, ¿podría llegar a producirse una situación similar a la sucedida con Google, en que las empresas periodísticas han denunciado a la compañía por considerar que se está enriqueciendo a costa de contenidos ajenos, sin que los creadores de dichos contenidos reciban nada a cambio?

Parece poco probable, pues los responsables de Facebook saben que necesitan a los medios para que su red social no se convierta en un mero patio de vecinos en el que compartir fotos de las vacaciones y felicitar los cumpleaños a los amigos. Los contenidos que más se comparten son aquellos subidos por las webs de noticias.

Sin embargo, no es menos cierto que el sector de la comunicación on-line se ha dado cuenta de hasta qué punto su tráfico depende de terceros, como es el caso de Google, cada vez en mayor medida de Twitter y, sobre todo, de Facebook, que tiene en su mano «abrir o cerrar el grifo» de las noticias a sus usuarios. Sin ir más lejos, según publicaba el pasado mes de agosto el portal británico «Business Insider», todos los grandes medios digitales del mundo sufrieron una importante caída de sus lectores el pasado mes de abril, coincidiendo con el cambio de algoritmo de Facebook, que supuso una modificación en el criterio con que la red social hace llegar a sus usuarios los contenidos.

Casualidad o no, la realidad es que la «naturaleza digital» ha dado lugar a una simbiosis entre redes sociales y medios de comunicación, relación en la que ambas «especies» se necesitan la una a la otra para, si no sobrevivir, sí mantener un buen estado de salud.