La primera vez

La Razón
La RazónLa Razón

Hay marcas que claramente han «marcado» nuestra vida, y de alguna forma se han incorporado al ámbito más estrecho y cercano de nuestras vivencias desde que empezamos a ser conscientes. En España, El Corte Inglés es indudablemente una de esas marcas que parecen haber estado siempre con nosotros, que ha ido creciendo y evolucionando al tiempo que todo el país, que nos ha ofrecido y presentado todas las novedades que iban llegando, que desde hace décadas es uno de los símbolos de modernidad y prestigio que nos permitían compararnos con el gran comercio de otros países, cuando se veían esos grandes almacenes míticos en las películas.

Como transmite la campaña de Sra. Rushmore, el 75 aniversario que celebra El Corte Inglés es una historia totalmente vinculada a nuestra historia reciente, con el recuerdo de tantas primeras veces que pudimos probar nuevos productos recién aparecidos, que mirábamos las tendencias que llegaban con la última moda, que esperábamos las rebajas para ver si podíamos comprar más barato eso que teníamos ganas, que nos recordaba la llegada de la primavera, el momento de vestirnos más alegres y desenfadados, o de buscar con toda la ilusión ese casete, disco o vídeo que no se encontraba en ningún otro sitio.

Porque El Corte Inglés siempre ha sido pionero en hacer llegar al consumidor español las últimas tendencias, productos y servicios: desde la garantía y atención al cliente cuando era algo absolutamente inusual, a la tarjeta de compras, el propio concepto de grandes almacenes donde se puede encontrar prácticamente todo, o considerar la publicidad como una parte clave de su estrategia de marketing. Desde que existen estudios de inversión publicitaria, El Corte Inglés ha sido uno de los mayores anunciantes del país, y ha marcado muchas de las tendencias creativas y publicitarias. Es, además, uno de los anunciantes más conscientes del valor y eficacia de la publicidad, pues cada día abre sus puertas y puede conocer al detalle si cada una de sus campañas están funcionando y atrayendo más y mejores clientes.

El comercio y la distribución en España han cambiado de forma radical desde 1941, cuando abría en el centro de Madrid esa sastrería que llevaba en su nombre una vocación internacional de prestigio. Han pasado 75 años, y muy pocas marcas hay tan españolas y tan unidas al consumidor español como El Corte Inglés.