Nuevas agencias

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La historia se repite una y otra vez desde los comienzos de la publicidad moderna: unos profesionales salen de una agencia para fundar su propia compañía, intentando triunfar con su estilo y personalidad, y casi siempre de la mano de anunciantes que ya les conocían de su anterior etapa profesional. En algunos casos lo consiguen, crecen superando incluso a la empresa donde trabajaban antes sus socios, y terminan vendiéndose a alguna de las grandes multinacionales del sector publicitario. Claro que en muchos otros acaban cerrando sus puertas sin que casi nadie se entere.

Hay sectores en los que resulta muy complicado y caro poner en marcha una empresa, pues requiere fuertes inversiones. Pero la publicidad vende ideas, por lo que la inversión se limita a alquilar y decorar unas oficinas y comprar unos ordenadores.

En los últimos días han nacido dos nuevas agencias en Madrid, ambas con el aval de la experiencia de sus socios fundadores. El Ruso de Rocky lo encabezan los creativos Ángel Torres y Lucas Paulino, junto a Amaro Rodríguez y Paco Rodríguez en la gestión y estrategia. Los cuatro trabajaban hasta ahora en Del Campo Saatchi & Saatchi, y apuestan por «el sueño de poner en marcha una agencia propia», que ante todo «quiere ser una agencia de publicidad». Ángel y Lucas forman una de las parejas creativas más premiadas de los últimos tiempos y trabajan juntos desde la universidad, con clientes como Mahou, Toyota, Renault, Coca Cola, Pepsi, Bankia, Endesa, Aquarius, o Limón&Nada, para la que hicieron la conocidísima campaña de «El Palo», en la que un niño mostraba una enorme explosión de felicidad al recibir un palito como regalo. Y como seña de identidad, en las nuevas oficinas han montado un auténtico ring de boxeo para ese «Ruso de Rocky» que les da nombre.

Por su parte, Carlos Ruíz de Clavijo y David Palacios han puesto en marcha la agencia «Buenos días», tras una larga trayectoria en Zapping y MC&Saatchi. Como declaración de intenciones, señalan que «llevábamos tiempo con ganas de ser dueños de nuestro proyecto y nuestras decisiones. Hemos trabajado juntos durante nueve años y queríamos construir algo empezando desde cero, mirando al futuro, no al pasado».

En cualquier caso, las nuevas agencias intentan presentarse con ideas frescas que les diferencien de la fuerte competencia, y siempre es positiva la puesta en marcha de nuevas empresas. Sólo cabe desearles mucha suerte y éxitos.