A la caza del voto rural: las provincias pequeñas deciden 103 escaños

La despoblación entra con fuerza en campaña, los partidos ponen el foco en los núcleos clave y secundan la movilización de hoy en Madrid

Motos es uno de las decenas de pueblos del enclave del Parque Natural del Alto Tajo en Guadalajara azotados por la despoblación. Foto: Alberto R. Roldán
Motos es uno de las decenas de pueblos del enclave del Parque Natural del Alto Tajo en Guadalajara azotados por la despoblación. Foto: Alberto R. Roldán

La despoblación entra con fuerza en campaña, los partidos ponen el foco en los núcleos clave y secundan la movilización de hoy en Madrid para obtener rédito electoral de cara al 28-A

El retrato que Miguel Delibes hizo de la sociedad incipientemente constitucional de 1978 en «El disputado voto del Señor Cayo» vuelve a nuestros días para agitar las conciencias y las estrategias de los partidos políticos de cara al 28 de abril. El ignorado mundo rural gana trascendencia con cada cita electoral y el foco público que alumbra los mítines y promesas durante los días de campaña, se apaga con el escrutinio hasta la siguiente llamada a las urnas.

El declive del bipartidismo ha dado una nueva proyección a las 28 provincias en las que se reparten menos de seis escaños. Estos territorios, en los que se requiere más del 15% de los votos para lograr un acta deciden el signo de 103 diputados. Esto es, más de un centenar de escaños en el aire, imprescindibles para llegar a La Moncloa.

El modelo electoral D’Hondt que rige en España beneficia a los partidos más votados en las circunscripciones más pequeñas, lo que ha permitido que tradicionalmente éstos se repartieran entre PP y PSOE. La irrupción de Ciudadanos y Podemos en 2016 apenas logró revertir esta disfunción del sistema: los populares obtuvieron la mitad (51 diputados) y los socialistas, 29. Los morados y sus marcas solo pudieron arañar 12 y los naranjas, dos (Cantabria y Castellón). Únicamente en las provincias que reparten ocho o más escaños se puede garantizar que se distribuya de manera proporcional y que el voto emitido no se diluya.

La entrada de Vox en el panorama político nacional aporta una nueva dosis de incertidumbre, que hace –a su vez– peligrar la hegemonía del PP en favor del PSOE en el ámbito rural y, por tanto, en toda España. La división en el espectro del centro derecha dilapida todo voto que no supere el porcentaje del 15 por ciento y que, por ende, no se traducirá en escaño. A esto obedece que el líder del PP, Pablo Casado, hiciera una llamada pública a Santiago Abascal para que Vox no se presentase en aquellos pequeños reductos poblacionales en los que ya hubiera presencia del PP. La petición cayó en saco roto.

El vaciamiento de la España interior entra, de este modo, en campaña. Y lo hace con un poderoso precedente: tanto Donald Trump como el Brexit cimentaron su éxito en el estrato rural. Ahora los actos se trasladan de las grandes urbes a los pequeños núcleos de población y los candidatos pasan de repartir besos a diestro y siniestro a prodigar caricias a animales de todo pelaje. Los partidos han puesto el foco en estos colectivos que como ya hicieran los pensionistas o las mujeres se manifestarán masivamente hoy en Madrid para visibilizar la despoblación.

La oportunidad para lograr rédito electoral es ineludible y conscientes de la relevancia del voto rural, los partidos se mueven. La delegación del PSOE será nutrida en esta movilización, encabezada por los ministros de Trabajo, Magdalena Valerio; Sanidad, María Luisa Carcedo; Agricultura, Luis Planas; Transición Ecológica; Teresa Ribera e Industria, Reyes Maroto. También estará el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el secretario de Organización de Unidas Podemos, Pablo Echenique o la ex ministra Isabel García Tejerina. No es el único gesto, el Gobierno también dedicó esta semana su «viernes social» del Consejo de Ministros a aprobar la Estrategia Nacional para el Reto Demográfico, una colección de medidas dirigidas a mitigar el vaciamiento del mundo rural y que ha resultado ciertamente decepcionante para el sector. La medida a la que se dio más relevancia desde la mesa del Consejo de Ministros fue a la democratización del acceso a internet o la reactivación de las bases de Defensa en el medio rural. También se propone, no obstante, relajar la carga fiscal y administrativa para incentivar la creación de empleo, promover el turismo como herramienta para paliar la despoblación o regar de subvenciones la formación profesional.

Al volante de un tractor el pasado lunes, Albert Rivera se descolgó con una rebaja del 60% en IRPF para los habitantes de las zonas más despobladas, la supresión del Impuesto de Sucesiones en las explotaciones agrarias o una tarifa plana de 30 euros para las mujeres autónomas del mundo rural. Desde el PP, se apuesta por un plan de infraestructuras tanto de transporte como de prestación de servicios públicos y propuestas similares a las del Gobierno socialista como la rebaja fiscal, el fomento del empleo o la digitalización. También una apuesta decidida para acabar con el éxodo juvenil de las zonas menos pobladas.

Desde Unidas Podemos defienden una nueva Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural para revertir el vaciamiento de estas zonas, así como un nuevo modelo de negociación de la Política Agraria Común y fomentar un empleo estable que elimine la precarización, con el programa «Pobreza Cero». Por su parte, desde Vox destaca la protección de la caza como «actividad necesaria y tradicional del mundo rural», al tiempo que se busca garantizar infraestructuras y prestación de servicios.

Pablo Casado: Infraestructuras de transporte y servicios sociales

La apuesta del PP para el mundo rural se asienta sobre la mejora de las infraestructuras de transporte y la dotación de servicios sociales. También se prevé la rebaja fiscal, el fomento del empleo o la digitalización como medidas óptimas para desarrollar las zonas menos pobladas. Con estas y otras medidas pretenden frenar el éxodo juvenil de los pequeños municipios.

Pedro Sánchez: Bases de Defensa y democratización de internet

El Gobierno aprobó el viernes su Estrategia Nacional para el Reto Demográfico. Entre las claves de su propuesta está la reactivación de bases de Defensa en el mundo rural, así como la democratización de internet con el impulso a la banda ancha. También rebajar la carga fiscal para el fomento del empleo o invocar el turismo de interior como herramienta para paliar la despoblación.

Albert Rivera: Rebaja fiscal del 60% del IRPF para zonas despobladas

La estrategia de Ciudadanos para el mundo rural se incardina en tres planos: una rebaja fiscal del IRPF del 60% para quienes residan en zonas despobladas, una tarifa plana para autónomos de 30 euros para todas las mujeres que trabajan en el campo y, por último, la supresión del impuesto de sucesiones para terrenos agrarios. También promover la digitalización.

Pablo Iglesias: Reformar la PAC para un mejor reparto de la renta agraria

Desde Unidas Podemos defienden mejorar el reparto de la renta agraria con un nuevo modelo de negociación de la PAC. También promueven el plan «Pobreza Cero» para universalizar retas o limitar el requisito de la firma de las peonadas, entre otras medidas. Demandan la efectiva aplicación de la actual Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural.

Santiago Abascal: turismo, emprendimiento y caza

Vox ha visto en el medio rural uno de los ámbitos propicios para su expansión territorial. Convertido en adalid de la caza y los toros, el partido de Santiago Abascal ha desembarcado con predicamento dentro de un sector de la sociedad rural al que está trasladando también propuestas en materia de emprendimiento o turismo para salvar la brecha de la despoblación.