La corrupción es cosa de hombres...todavía

Tres de cada cuatro implicados en delitos monetarios son varones. ¿Deberían las mujeres copar los puestos de responsabilidad?

El fotógrafo de prensa que se pasa media vida esperando a la puerta de los juzgados para cubrir el enésimo caso de corrupción lo sabe mejor que nadie: la inmensa mayoría de los personajes que retrata son hombres. Da igual que se trate de un episodio de malversación de fondos en un banco, de una estafa piramidal, de fraude a Hacienda, de desvío de dinero a Suiza o de utilización ilícita del erario público... No importa que esté frente a la Audiencia Nacional en Madrid o esperando en las escaleras de un Tribunal Federal en Estados Unidos; la mayoría de los imputados son varones. Ahora, un estudio publicado en la «American Sociological Review» viene a confirmarlo científicamente. Las mujeres son menos propensas a participar en delitos financieros y fraudes corporativos. Y esa tendencia se ha mantenido en los últimos años, a pesar de que, por fortuna, cada vez más mujeres han accedido a los más altos puestos de la política y de la actividad empresarial. Los autores de la investigación han estudiado la documentación relacionada con delitos monetarios en las últimas décadas para constatar la excepcionalmente pequeña cantidad de mujeres implicadas. En concreto, han analizado una base de datos del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que incluye sentencias sobre 83 casos de fraude financiero, con 436 implicados desde el año 2002.