Protestas de los repartidores de Glovo

Los repartidores de Glovo, la empresa de comida a domicilio, han salido a las calles de Barcelona frente a la sede de la compañía para exigir, entre gritos, más derechos y seguridad en el trabajo.

Los agentes han intentado contener a los manifestantes entre escenas de mucha tension, quema de cajas, roturas de cristales. Uno de los manifestantes ha logrado colarse en el edificio donde se encuentra la sede de Glovo.

Hace unos días un repartidor de 22 años murió atropellado por un camión de la basura. Los trabajadores de Glovo denuncian las precarias condiciones de seguridad: el estrés y la presión que les exponen a los peligros constantes en la carretera.

Exigen un cambio en sus condiciones laborales. El salario de un repartidor no alcalza los seis euros la hora. En horas de alta demanda, la compañia les exige rapidez, por lo que se ven obligados a circular mucho más de prisa por la carretera. En un comunicado, Glovo, rechaza las protestas aunque ha prometido que activarán un seguro privado para casos de accidentes.