Sociedad

Los obispos al Gobierno: “La Iglesia no quiere privilegios pero tampoco discriminación”

El secretario de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, ha admitido que no se sienten “ninguneados” por el Ejecutivo. Sobre el pin parental, piden un pacto educativo que tenga como referencia la Declaración Universal de Derechos Humanos y no “cuestiones antropológicas” que ponen en entredicho “las diferencias entre hombre y mujer”

Luis Argüello, secretario de los obispos españoles
Luis Argüello, secretario de los obispos españoles

En la rueda de Prensa convocada por la Conferencia Episcopal para dar a conocer las resoluciones de su Comisión Permanente, el secretario general de los obispos, Luis Argüello, ha aprovechado para dar a conocer la opinión de la Iglesia española sobre diversos asuntos de la actualidad.

Pin parental

Sobre la medida de Vox que ya funciona en los colegios de Murcia, donde gobierna junto al PP, el secretario de los obipos ha insistido en que lo importante del asunto es que “el sistema educativo haga una propuesta que el común de la ciudadanía pueda estar de acuerdo”. En ese sentido, la Iglesia propone un itinerario que tenga como referencia la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “pero los de primera y segunda generación”, no "los de tercera y cuarta, que discuten cuestiones antropológicas ", pues “no generan consenso”. Se refiere Argüello, a las “diferencias sexuales, a las diferencias entre hombre y mujer”. Para acabar con los vetos parentales a ciertos contenidos, ha apuntado a la necesidad de “un pacto educativo sobre cuestiones básicas”.

Relación con el nuevo Gobierno

Preguntado sobre la reunión que mantuvo la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con el nuevo nuncio en España, Bernardito Aúza, el secretario de los obispos ha opinado que era “de obligado protocolo” y ha apostillado que los obispos españoles no se han sentido “ninguneados” por el hecho de que la vicepresidenta no se haya citado antes con ellos.

Sobre algunas medidas planteadas por el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, como obligar a la Iglesia a pagar el IBI, ha afirmado que están dispuestos a “dialogar” pero teniendo en cuenta dos factores: “La Iglesia no quiere privilegios pero tampoco ser discriminada” . En ese sentido, ha recordado que el el sistema fiscal al que está sujeto la Iglesia con respecto a este impuesto es el mismo que el de otras entidades no lucrativas . “Es un asunto que afecta a todas las entidades no lucrativas y se ve como algo que solo afecta a la Iglesia", ha afirmado Argüello y ha concluido asegurando que su deseo es “colaborar por el bien común”, si bien ha admitido que no han mantenido ninguna reunión todavía con el Gobierno para discutir estas cuestiones.

Asignatura de Religión

Preguntado sobre la nueva ley educativa socialista que pretende que la Religión no cuente para nota y que no haya alternativa a ésta, Argüello ha aprovechado para hacer un llamamiento a la colaboración con el nuevo Ejecutivo a la hora de elaborar su nueva ley educativa. El secretario de los obispos ha argumentado que a la Iglesia “no solo le importa la signatura de Religión ni la escuela concertada”, sino construir un sistema educativo que “no se rinda al paradigma tecnocrático” y que pueda hacer frente al “desafío de la digitalición”. Para ello, considera que “para que nos e pierda el subrayado de la dignidad humana” en esta época de colaboración “hombre-máquina”, esta materia ayuda porque “educa el desarrollo espiritual y nos hace conocedores de nuestra propia tradición ”. Y ha insistido: “Queremos una propuesta que humanice”.

Además Argüello ha recordado que la vicepresidenta mostró en los medios interés por las jornadas educativas que ha organizado el Vaticano en mayo para un pacto educativo global. “Sería extraño que se interesase por él y no por conseguir uno en el plano nacional” , ha dicho.

Eutanasia

Sobre la propuesta del nuevo Gobierno de despenalizar la eutanasia, el secretario d2e los obispos ha considerado que “es un atajo que deshumaniza”. Y ha criticado que en primer párrafo de la propuesta de ley se defienda la medida aludiendo a “la demanda social”, cuando ésta nos e ha tenido en cuenta a la hora de ponerse a trabajar para alcanzar un pacto de estado educativo. En el caso de la ley de eutanasia, ha afeado Argüello, han utilizado la demanda social “como coartada para legislar contra la vida”.