El Vaticano investiga la financiación del ático del cardenal Bertone

La magistratura del Vaticano ha iniciado una investigación sobre el ático del cardenal Tarcisio Bertone –secretario de Estado durante el pontificado de Benedicto XVI–, objeto de polémica en los últimos años por el coste de las obras de reforma y la extensión del mismo.

A raíz de un artículo publicado ayer en la revista «L’Expresso», se ha dado luz verde a las indagaciones sobre el ex presidente del hospital pediátrico Bambino Gesù (propiedad del Vaticano), Giuseppe Profiti, y el ex tesorero Massimo Spina por indicios de malversación, apropiación y uso ilícito de fondos. A su vez, el vicedirector de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, aseguró que el cardenal no está siendo investigado.

La investigación surgió de las revelaciones del libro «Avaricia», de Emiliano Fittipaldi, quien es también autor del artículo. «De este modo, parece que ya habrían encontrado las pruebas documentales que demuestran que los trabajos de reestructuración del apartamento del cardenal Bertone han sido pagados por la Fundación del hospital» explica el artículo. Sin embargo, el purpurado ya se defendió de las acusaciones sobre los gastos y el tamaño excesivo del apartamento explicando que él mismo había pagado las obras y que después de su muerte el departamento volverá al patrimonio de la Santa Sede. En diciembre pasado hizo una donación de 150.000 euros futo de «sus ahorros de toda la vida» de manera voluntaria al hospital.

No obstante, su abogado emitió ayer un comunicado en el que manifestaba que «el cardenal Bertone reafirma no haber dado jamás indicaciones, o autorizado a la Fundación Bambino Gesù, a pago alguno en relación al apartamento ocupado por él y propiedad de la gobernación del Vaticano».